948 060 574

Los microcréditos luchan contra la informalidad

Ecuador lucha contra la informalidad para potenciar a las pequeñas empresas

  • Más del 80% de las micro y pequeñas empresas en el país no son totalmente formales, a pesar de que muchas están registradas y pagan impuestos.
  • Algunas consecuencias de la informalidad son el escaso acceso a crédito o las malas condiciones del mismo, según un estudio del Banco Mundial.
  • Las mujeres propietarias de pequeñas empresas valoran principalmente la compatibilidad de horarios y la flexibilidad para cuidar a sus hijos en el trabajo.

Freddy Quelal tiene 30 años y estudió mecánica automotriz en un colegio técnico de Quito. Después de trabajar cerca de cinco años en un taller, decidió instalar un negocio propio junto a su hermano.

Han pasado tres años desde entonces. Hoy el taller es muy conocido en Quito y ha conseguido un importante grupo de clientes. Pese a esto, su negocio aún se considera informal.

Freddy y su socio cuentan con el registro único del contribuyente (RUC) y tributan mensualmente, pero aún no tienen la patente que necesitan, ni otros permisos municipales.  Sus esfuerzos quedan en nada, ya que no han logrado cumplir con todos los requisitos para lograr una empresa legalmente constituida.

“Alguna vez intentamos obtener los permisos, pero nos dimos cuenta que toma mucho tiempo. No tenemos afiliados a todos (los trabajadores) al seguro social, pues la mayoría de personas son temporales y esto hace complicado afiliarles, luego liquidarles y volver a afiliar a otras personas”, afirma Freddy.

Esta es una realidad que se repite especialmente en las micro y pequeñas empresas –que tienen menos de 50 empleados- de las zonas urbanas del Ecuador, y que representan el 71% del entramado empresarial del país.

Según el estudio Las Caras de la Informalidad, elaborado por el Banco Mundial, más del 80% de estas empresas opera en algún punto a lo largo del camino hacia la formalidad. Aunque la mayoría cumple algunos de los requisitos, el índice de cumplimiento varía en función del tipo de norma y del tamaño de la compañía.

Conociendo la informalidad en el Ecuador

El estudio reveló que la informalidad sigue siendo muy alta en Ecuador: las empresas informales emplearon el 37% de la población ocupada en 2011, frente al 42% en 2000. Asimismo, el 62% de trabajadores no cubiertos por la seguridad social representa el cuarto porcentaje más alto en América Latina.

De acuerdo a los autores Denis Medvedev y Ana María Oviedo, “muchas micro y pequeñas empresas del Ecuador tienen un limitado potencial de crecimiento por diversos factores, entre los que se incluyen el escaso acceso al crédito y las malas condiciones del mismo”. Muchos de los propietarios de estas micro y pequeñas empresas son mujeres que no solo valoran la ayuda financiera que les genera sino también la facilidad para establecer horarios compatibles con sus responsabilidades familiares y la flexibilidad de tener su propio negocio y poder cuidar de sus hijos en el lugar de trabajo.

Para el Gobierno de Ecuador, el tema cobra cada vez mayor importancia. A comienzos de 2012, la Ley de Economía Popular y Solidaria y su reglamento introdujeron varios beneficios para los negocios familiares y pequeñas empresas, parte del grupo priorizado con esta nueva ley. Estos beneficios incluyen un mejor acceso a crédito, educación y formación, además de beneficios fiscales.

El estudio, realizado directamente con empresarios y trabajadores de la industria manufacturera, comercio minorista, turismo, transporte y construcción, tiene como una de las conclusiones principales que las empresas que muestran un mayor grado de cumplimiento con leyes y regulaciones tienden a generar mayores beneficios en el mediano y largo plazo.

“Aunque las empresas ecuatorianas presentan una tasa de supervivencia mayor que las de economías más avanzadas, otros indicadores de su desempeño sugieren que es poco probable que la mayoría de ellas crezcan y aumenten su productividad”, asegura el informe.

Recomienda, entre otros aspectos, una mejor difusión de la información de los programas de ayuda a las pequeñas empresas, la simplificación de trámites para promover la formalización y la incorporación de regímenes fiscales simplificados que combinen varios impuestos, incluida la seguridad social, en un solo pago.

Datos importantes del Estudio “Las Caras de la Informalidad”:

  • La capacidad de generación de ingresos de las micro y pequeñas empresas es limitada.
  • Los propietarios de las empresas más grandes tienen un mayor nivel educativo.
  • La mayor parte del crédito se utiliza para financiar gastos operativos y no para inversiones.
  • La mayoría de los empresarios cumple sobre todo por “estar en regla”, y quienes no lo hacen alegan que sus empresas son demasiado pequeñas y los costos de formalización son altos.
  • La formalidad facilita la obtención de mayores rentas a través del mayor acceso a fuentes formales de financiamiento y la capacidad de generar más ventas y aumentar la clientela gracias al uso de facturas.
  • La gran mayoría  de las micro y pequeñas empresas cumplen algunas de las normas, pero no todas, y más del 80 % opera a lo largo del “espectro de la formalidad“.
  • Aunque un gran grupo cree que la evasión de impuestos es inaceptable, alrededor del 40 % conoce alguna empresa que incurre en esta práctica.
  • Las inspecciones aumentan la probabilidad de cumplimiento; sin embargo, la tasa de cumplimiento es sustancialmente inferior al 100 por ciento, incluso en las empresas donde se han hecho inspecciones.

Fuente: Banco Mundial